Cuál es el futuro del sector retail y cómo se encuentra actualmente

Durante los últimos tiempos, la industria del comercio minorista ha experimentado un crecimiento notable. Esta situación ha venido respaldada por un aumento del gasto por parte de los consumidores y los avances tecnológicos que se han incorporado. Es el momento de realizar un análisis que aborde lo siguiente: Cuál es el futuro del sector retail.

 

Durante los últimos tiempos, la industria del comercio minorista ha experimentado un crecimiento notable. Esta situación ha venido respaldada por un aumento del gasto por parte de los consumidores y los avances tecnológicos que se han incorporado. Es el momento de realizar un análisis que aborde lo siguiente: Cuál es el futuro del sector retail.

 

Un escenario optimista para el sector retail

 

Las organizaciones que componen el tejido empresarial dedicado a las ventas al por menor tienden a mostrarse optimistas. Este comportamiento es claramente perceptible si se observa cómo están apostando por adoptar tácticas de crecimiento.Una de las razones principales que está detrás de esta conducta favorable resulta relativamente curioso. El sector retail posee un índice de absentismo considerablemente bajo. Esta circunstancia refuerza el escenario para que se pueda asistir a un crecimiento sectorial a corto plazo.

 

El empuje de la economía

Las circunstancias de la economía del país han cambiado perceptiblemente. Durante los últimos ejercicios la balanza se inclinado de manera contundente del lado del crecimiento. Sin duda, a esta situación ha contribuido de manera notable el comportamiento del consumo de los hogares españoles. El estímulo de la demanda interna ha resultado un factor esencial.Del mismo modo, el escenario económico europeo también ha crecido y se ha mostrado más estable. Todas estas circunstancias han favorecido un entorno perfecto para el desarrollo del sector retail. Se perfilan, de esta manera, las claves para el retail del futuro.

 

Qué dicen los datos sobre el comercio minorista

Los observadores y técnicos del sector han podido comprobar que esta situación tan propicia se extiende a la mayor parte de las empresas de esta industria comercial. Así, se pueden barajar cifras muy alentadoras.Según los estudios, más del 50% de los comercios confiesan que su situación ha experimentado importantes mejoras durante el último año. Imputan esta reacción al hecho de que haya aumentado las oportunidades de negocio del mercado interno.Esta circunstancia ha ayudado a que los empresarios dedicados a la venta al por menor se muestren confiados acerca de cómo seguirá evolucionando la economía de España. Esta euforia la hacen extensiva a su sector y a las empresas que lo componen.

 

Consecuencias del aumento del consumo interno

Gracias a estas circunstancias, casi el 35% de esas empresas están dispuestas a asumir un planteamiento enfocado hacia el crecimiento. Los últimos 12 meses también han devuelto cifras significativas.Un 60% de los empresarios dedicados a la venta minorista afirman que su situación ha mejorado. Además, esta recuperación se ha debido al aumento de las ventas en España. Solamente, alrededor del 15% de los comercios del sector retail estuvieron supeditadas al índice de ventas en el extranjero.

 

Creación de empleo

Un dato significativo, que aumenta la sensación de solidez que parece experimentar la industria minorista, se refiere a la creación de empleo. Casi el 60% de los negocios aumentaron su plantilla a lo largo del último ejercicio.Es importante resaltar que los niveles de rotación y absentismo laboral son sustancialmente bajos. Este escenario derriba barreras a la hora de afrontar el aumento de las plantillas. La razón es que se eliminan cuestiones que, de otro modo, podrían afectar al crecimiento sectorial a corto plazo.

 

Cuál es el futuro del sector retail y cómo se encuentra actualmente

 

Queda claro que el comercio minorista atraviesa una etapa de mejora sustancial. Esto ha permitido diseminar un sentimiento de optimismo muy alentador. Parece imperar una sensación que augura un futuro exitoso.No se puede eludir el hecho de que esta situación tiene mucho que agradecer a las utilidades aportadas por el comercio electrónico. El e-commerce ha conseguido una revalorización del mercado. De su mano también ha aumentado la calidad del servicio que demandan los clientes. En particular, la industrial del retail debe mucho a los consumidores de la Generación Millennial. Como nativos digitales y compradores informados, han “obligado” a las organizaciones a cargar sus pilas y adaptarse a las necesidades de un nuevo modo de vender.

 

Las nuevas tiendas

El nuevo consumidor reclama ser atendido a través de diferentes canales. Para hacer frente a la omnicanalidad, los comercios han tenido que adaptarse tecnológicamente. Es la única manera de dar respuesta a los requerimientos de los clientes potenciales.Esta circunstancia ha hecho que la tecnología haya contribuido a cambiar ciertos aspectos de un sector que permanecía anclado en sistemas demasiado tradicionales. De entrada, se ha conseguido la transformación de los canales de ventas. También ha sido posible que los viejos modelos comerciales se hayan renovado para adaptarse a las tendencias más novedosas.

 

La adaptación a las Nuevas Tecnologías

Se puede afirmar, por tanto, que la industria del comercio al por menor está aprovechando el periodo de crecimiento para, al mismo tiempo, completar su proceso de adaptación. No se puede olvidar que el comercio electrónico va ganando cuota de mercado con respecto a la venta física.El escenario tecnológico se ha encargado, por tanto, de empujar a los agentes implicados a concebir la tienda del futuro . Para conseguir estar al día son necesarias adoptar una serie de medidas cuya implementación elevará el nivel de presencia y competitividad:

 

  • Personalización. El consumidor actual es muy reacio a la publicidad invasiva. Demanda ofertas basadas en sus preferencias. Para ello, los comercios pueden valerse de opciones como las apps móviles, capaces de rastrear los hábitos de compra.
  • Comprar es algo más que adquirir un producto o servicio. Los usuarios buscan auténticas experiencias de compra que potencien sus sensaciones.
  • A los compradores de la era digital les gusta estrechar lazos y extremar la sensación de pertenecer a una comunidad. Las redes sociales se han convertido en el punto de encuentro preferido para ello.
  • Utilizar todos los canales, online y offline, para poder acercase al consumidor de todas las maneras posibles.
  • Formas de pago. El usuario desea poder realizar sus pagos cómodamente. Entre sus demandas figura la posibilidad de pagar sus compras a través de distintas fórmulas.
  • Gestión de datos. El análisis del Big Data puede servir para recabar información muy valiosa acerca de los hábitos de los consumidores.

 

Por último, el análisis deja claro que el futuro del sector retail parece ser prometedor. Es cierto que las organizaciones se encuentra en medio de una revolucionaria transformación. No obstante, parece que, por fin, los empresarios se han dado cuenta de que deben asumir la renovación del concepto de venta.